HISTORIAS STRIDER / Salud y desarrollo / July 29, 2019

Terapia con bicicletas: una entrevista con Carly Messner, terapeuta ocupacional

SHARE

Incluso en un día frío y nevado, Carly Messner sonríe ampliamente, especialmente cuando habla de su trabajo como terapeuta ocupacional pediátrica. Ella ha trabajado en el sector durante diez años y todavía le cuesta explicar a los demás exactamente qué es lo que hace. “La terapia ocupacional es súper amplia; por eso mismo me encanta. Es muy holístico", dice ella. "En resumen, la terapia ocupacional ayuda a las personas a alcanzar su máximo potencial".

"Conozco al niño, averiguo qué es lo que le cuesta, su dificultad, y le ayudo a lograr su objetivo".

Quizás el niño no consigue hacer amigos, le es imposible sentarse, estar quieto y trabajar en clase, o tiene algún problema que no le permite subir el próximo escalón en su vida. Carly considera todos los aspectos del bienestar de ese niño. "Hay aspectos del ejercicio físico, la salud mental, la salud general y el bienestar, e incluso factores socioeconómicos que influyen en la situación de una criatura", explica Messner. "Conozco a ese niño donde están, averiguo dónde están luchando y les ayudo a lograr su objetivo".

En la universidad, Carly se interesó por la atención médica y trabajó como auxiliar de enfermería certificada en un hogar de ancianos. Un fisioterapeuta lo visitaba regularmente y ella observaba cómo trabajaba con los pacientes. Carly se inspiró para apuntarse a clases de fisioterapia y, después de un tiempo, descubrió que el trabajo se le quedaba corto para sus amplios intereses. "Me encantaron los aspectos de enfermería y fisioterapia, pero tenía muchos otros intereses como el arte y la música", dice ella.

Carly ha estado integrando Strider Bikes y Strider Baby Bundles en la amplia gama de juguetes y actividades que usa en su trabajo. Muchas de las habilidades fundamentales de los niños dependen de su fuerza central y la estabilidad del tronco. "El Strider Baby Bundle es realmente agradable porque puedes empezar a usarlo tan pronto como la criatura tenga 6 meses o se mantenga sentada, donde sea que estén, y hacer que se sientan cómodos con una herramienta familiar con la que crecerán", dice Carly.

Las sesiones con bebés suelen durar unos cuarenta y cinco minutos. Carly configura el Strider Baby Bundle y utiliza la base para trabajar con el niño en el cambio de peso y el control del tronco para subir a la bicicleta. Se les pide a los padres que se involucren sentándose frente a su hijo, balanceando suavemente la base y haciendo contacto visual. Cuando se detiene el balanceo, el bebé generalmente indica que quiere más, y a Carly le encanta ver risitas y compromiso entre los dos. "Es algo divertido, fácil y accesible para que lo hagan los papás y bebé", dice Messner, mientras trabaja para alcanzar sus objetivos de desarrollo.

Uno de los mayores beneficios de usar una bicicleta de equilibrio Strider como herramienta para el desarrollo, en comparación con otros juguetes y actividades, es su motivación inherente para que las familias salgan juntas.

En la última década, la fortaleza central en los niños ha ido disminuyendo. Los bebés pasan más tiempo en sillas (en casa, en el coche...). Los niños pequeños pasan más tiempo mirando pantallas, y menos tiempo jugando afuera. Dado que la fuerza central es un bloque de construcción fundamental para las habilidades de nivel superior, el efecto de su declive se ha extendido a través de las escuelas y puede manifestarse como dificultad con la escritura a mano, inquietud en clase y falta de coordinación. Por lo general, estos problemas no están relacionados con la resistencia del núcleo deficiente, por lo que el tratamiento a menudo es ineficaz. La clave está en la intervención temprana. El Strider Baby Bundle ayuda a Carly a hacer conseguirlo, al poner a los bebés en una posición funcional para desarrollar fuerza. Una vez que se suben a la bicicleta, los bebés tienen que usar la fuerza central para balancearse de un lado a otro. Sus caderas, rodillas y tobillos están en una posición flexible que ayuda a desarrollar la fuerza de los músculos estabilizadores. Esta fortaleza ayuda a los bebés a sentarse, lo que contribuirá a su capacidad, eventualmente, de sentarse por períodos más largos en la escuela primaria y es vital para las actividades de la vida diaria.

El Strider Baby Bundle ha ayudado a Carly a que la transición a una bicicleta sea más sencilla para continuar trabajando en el equilibrio, la coordinación y la fuerza central a medida que crecen. Uno de los mayores beneficios de usar una bicicleta de equilibrio Strider como herramienta para el desarrollo, en comparación con otros juguetes y actividades, es su motivación inherente para que las familias salgan juntas. Cuando aparece con una bicicleta Strider, los niños están entusiasmados por salir y, por lo general, atrae a las familias a ver lo que su hijo está haciendo y logrando. Para Carly, la participación familiar es vital para que los niños alcancen sus objetivos. "Realmente no importa la condición del césped o el patio. Los niños pueden montar en espacios pequeños. Podemos sacarlos en una terraza o incluso hacerlo en un apartamento. Los niños se divierten mucho y sus padres están muy orgullosos", dice Messner.

Carly reflexiona sobre un día particularmente agradable que decidió traer la bicicleta Strider para un niño con el que estaba trabajando. Se detuvo en el parking de los apartamentos donde vivía y cogió la Strider. ¡La emoción fue inmediata! Varios de los miembros de la familia del niño vivían en este complejo, por lo que se subió a la Strider y visitó a cada miembro de la familia, de uno en uno. Casualmente, la familia se reunió en el balcón para mirar y saludar. Estos son momentos grandes e importantes. Como dice Carly, "¡fue genial!"

Las bicicletas Strider también fueron fundamentales cuando Carly trabajó en clínicas pediátricas ambulatorias. Muchos de sus clientes con autismo o problemas sensoriales tenían problemas para pasar de una cosa a otra. Carly se aseguraría de dar muchas señales verbales y advertencias cuando las sesiones estuvieran a punto de finalizar, con la esperanza de que esto ayudase con la transición. Por lo general, no funcionaba. Sus pacientes tendrían crisis, con lo que era muy difícil sacarlos de su oficina y subirlos a su coche para irse a casa.

Carly decidió traer una bicicleta Strider y dejarla junto a la puerta. En lugar de hacer declaraciones generales como, "es casi la hora de irse a casa", decía, "es casi la hora de subirse a la bicicleta". Entonces, los niños comenzaron a montar en bicicleta y salir por la puerta . "Eso marcó la diferencia", declaró Messner.

Estos son momentos grandes e importantes. Como dice Carly, "¡fue genial!"

BY Emily Brown
CONTENT CREATOR